Acerca de FL.com

¿Cómo te sientes montado en la punta de los vientos?

Publicado 24 Feb 2016

la punta del vientoSi eres nombrado CEO, Gerente General, Country Manager, o como le quieras llamar, es un importante puesto dentro de una organización empresarial y suele producir algunos sobresaltos, aún en quienes se han preparado para ello. Estas responsabilidades de conducción conllevan estar muy atentos a la presencia de ciertos factores que, de presentarse en tu camino, suelen causar “descarrilamientos” y hasta pueden hacerte perder tu carrera. En este post te cuento acerca de seis factores que he seleccionado entre los que me parece que vale la pena reflexionar y prestarles especial atención durante el ascenso en los niveles de conducción. Sobre todo si sos de los que les gusta montarse en la punta del viento para navegar en los mares del desafío constante.

Aquí van las preguntas para tu reflexión:

1. ¿En qué grado sabes flexibilizar tu estilo para optimizar la comunicación con el equipo?

No saber o no tener la capacidad de saber ver las ventajas de adaptar tu estilo personal a las circunstancias, no significa que debas necesariamente cambiar tu forma de llevar adelante el gerenciamiento de tu equipo de trabajo. Hay quienes dicen yo soy así… aguántense. Y hay otros quienes, respetando su estilo propio, también “agregan” cierta flexibilidad en las relaciones interpersonales buscando generar vínculos que abran la comunicación con las personas. Cuando uno es jefe, lo es —entre otras cosas— porque tiene gente a cargo. Y cuando se tiene  colaboradores, es porque se los necesita para lograr los objetivos. Esta es la primera lección de humildad que cualquier ejecutivo que se precie de serlo debiera tener en cuenta: “comprender que uno necesita de los demás”.

Son muchos los casos que conozco en los que los gerentes tienen sus complicaciones o “descarrilan” porque no lograr establecer buenos vínculos comunicacionales con sus colaboradores y no terminan de involucrarlos en el proceso de toma de decisiones. Ya no alcanza con lograr los objetivos a cualquier precio, lo determinante es cómo se logran de manera fluida y en complementariedad, involucrando a toda la tripulación en la tarea. Los líderes que no son respetados como tales, pierden gradualmente poder y se quedan sin seguidores. Y esto se hace más evidente en los casos en los que se coordinan responsabilidades con profesionales que saben lo que calzan.

Ergo, primer factor a resolver: Es de persona inteligente y bien nacida ser verdaderamente humilde (no estúpido) el reconocer que necesitas de los demás, trabajando en forma complementaria, para obtener tu propio éxito. Comprender esto te lleva a aceptar la flexibilidad en la conducción para comprender a tus colaboradores y, respetándolos, obtener de ellos lo mejor.

2. ¿Cómo manejas “el sentimiento de superioridad” sobre los demás?

Dicen los que saben que los médicos son los especímenes que más deben luchar contra esta sensación de superioridad. Es que si has nacido, y un médico no firmó tu acta, ¡pues NO has nacido aún!  Si has decidido casarte pero el médico decidió que no te encuentras en estado para hacerlo y no firma tu certificado, pues tampoco te podrás casar. Finalmente, si has decidido dejar este mundo, pero el médico no firma el acta de defunción… tú seguirás figurando entre nosotros. ¡No te puedes morir porque se te ocurra ti! Imagínate, muchos de ellos caminan por los hospitales sin gastar las suelas de sus zapatos. Lo mismo ocurre con algunos gerentes cuando alcanzan el nivel ansiado: se pasan de vueltas y no hay quiénes los soporten.

En muchos casos esos gerentes desarrollan este sentimiento de superioridad que los atrapa en la creencia de que hay sólo una forma de hacer las cosas: la suya. Les es imposible aceptar sugerencias y siempre terminan imponiendo a los demás sus formas de solución. Lentamente pierden así el contacto con su gente y eso afecta los resultados, con serios peligros de provocar descarrilamientos.

Ergo, este segundo factor a resolver suele presentarse en combo con el anterior (el poco flexible) Sólo recuerda que uno no es importante… se hace importante en la visión de los demás. Es de persona inteligente no confundir ser superior a los demás, con ser reconocido por los demás  como una persona importante.

3. ¿Cómo controlas tu Competencia Emocional?

Un tercer factor que les complica la vida a muchos gerentes, es el de carecer de ciertas aptitudes emocionales cuando les toca resolver situaciones de alta presión en el trabajo. En el mundo de las corporaciones, muchas personas avanzan en las estructuras organizacionales gracias a sus capacidades para obedecer órdenes y saber negociar. Pero el gran problema se les presenta a medida que van escalando niveles sometidos a mayor presión. Es allí donde se requiere de la capacidad de darse cuenta que es, en esos estamentos, donde el manejo de las situaciones que deben resolver requiere de condiciones de manejo político, de tacto y puede ser que allí se den cuenta que carecen de coraje y juicio crítico. En estos casos la presión sobre ellos va en aumento dejando al desnudo su incompetencia emocional para manejarse en la zona de lo político. Recuerda que allí las cosas suelen ser grises, y el sí o el no, no son siempre del todo nítidos.

Ergo, para resolver este tercer factor tienes que saber que debes preparar tu competencia emocional  si quieres desempeñarte en los más altos niveles corporativos. Créeme que he visto a muchos ejecutivos muy armaditos en las primeras entrevistas de coaching, para luego desarmarse como torres de jenga, mostrando altos niveles de angustia contenida en la segunda reunión. El gran problema se presenta en los ejecutivos que descubren tarde la importancia de prepararse para ser competente en este determinante  factor. Sobre todo cuando el nivel logrado y sus beneficios entra en competencia con la salud mental del individuo y sienten que no son felices porque se encuentran trabajando, no porque les gusta lo que hacen, sino para mantener el nivel y los beneficios de la gerencia alcanzada. Este es un tema muy profundo y de graves consecuencias para la persona si no se busca resolverlo. Lo estamos viendo con más frecuencia de lo que te puedes imaginar.

4. Crees que si has tenido éxito ¿es esto garantía de que  suceda en otras posiciones?

En muchos de los posts de mi blog encontrarás que sugiero que las búsquedas de ejecutivos no las basen exclusivamente en los antecedentes exitosos del prospecto. Hay que mirar, sobre todo otras competencias vitales.  No debiera pensarse que las personas pueden ser trasladadas, sin inconvenientes, a una otra organización y así como nada lograr los mismos resultados que en su anterior posición. Las situaciones son diferentes, los colaboradores no serán los mismos, etc. etc. Estos cambios suelen ser sutiles razones de descarrilamientos gerenciales dentro de las mismas organizaciones. Se dan frecuentes casos en los que, si un gerente tuvo éxito en una división, se lo traslada a otra pensando que seguramente habrá de conseguir el mismo índice de competitividad y asertividad. Y esto no necesariamente siempre se da así. Son muchos los factores que deben confluir para que el éxito se obtenga.

Por otra parte, “las organizaciones no son, sino que están siendo”, estas están vivas y pasan por diferentes ciclos exigiendo distintos tipos de liderazgos y soluciones según el  momento los requiera. Sabes que incluso hay gerentes que, por sus estilos de conducción, son muy apropiados según sea el momento en que se encuentra la organización. Por ejemplo, no son los mismos requerimientos para los gerentes que participan de un start up, que para quienes administran una organización madura.

Ergo, ten cuidado porque este cuarto factor puede superar tu propia experiencia. Esto hace que debas prestarle mucha atención a cuál es el momento dinámico en el que se encuentra la empresa en la que estás trabajando y cuáles son las condiciones que rodean a cualquier ofrecimiento que te hagan. Recuerda que ambas partes quedan involucradas en la decisión, tu propia persona y la empresa, por lo tanto ambas debieran considerar a fondo todos los factores que se juegan en el cambio, no solo la urgencia de cubrir el puesto.

Si te interesa más información sobre este tema, te sugiero leer un post relacionado al tema haciendo click aquí.

5. ¿Qué importancia crees que tiene el factor Lealtad a la empresa?

Si alguien es conocido por su por su egocentrismo e individualismo, seguramente que no va a ganarse la confianza de la gente que le rodea. Me refiero a esas personas que no son capaces de cuidar otros intereses que no sean los suyos. Un gerente inteligente sabe que es su responsabilidad cuidar los intereses de la organización para la que trabaja y el de cada uno de sus empleados. A eso se le llama lealtad genuina, no a la mariconada de algunos gerentes que dicen (por temor) que todo está bien con la empresa y se aguantan cualquier cosa conociendo íntimamente que en el mercado le resultará muy difícil conseguir una posición similar, con los mismos beneficios.

Otro tema respecto a la lealtad, tiene que si quedarse en una misma empresa por mucho tiempo perjudica, o no, la carrera de un gerente. Los buenos ejecutivos no se preocupan por ello. Saben por qué han decidido permanecer en la organización. Son los incompetentes los que tienen miedo de que, en una eventualidad, “los descarrilen” y así queden expuestas sus incompetencias si se van a trabajar a algún otro lado. Cuando esto les sucede, no es porque hayan estado mucho o poco tiempo en la organización.

Ergo, ¿es bueno o malo mantenerse mucho tiempo en una misma empresa? Los buenos ejecutivos tienen su propia estrategia y van conduciendo sus carreras de acuerdo a los planes que tienen. Recuerda siempre tener tu propia estrategia para no ser parte de la estrategia de otro. Allí está la respuesta a la pregunta que puedas hacerte sobre si conviene, o no, mantenerte demasiado tiempo en una misma empresa. No hay una sola respuesta a esta pregunta. Todo dependerá de tu estrategia de desarrollo, lo que entiendas que has conseguido y cuál es tu objetivo de vida.

Si estás interesado en reflexionar sobre este tema te recomiendo leer el artículo al respecto haciendo click aquí.

6. ¿Tienes Vocación para ser gerente?

Este es un sexto y complejo factor a tener muy en cuenta. Voy directo al punto. Son muchos los gerentes que lo son, no porque tengan vocación sino porque sólo los ha impulsado los vientos del interés por el progreso económico. Para avanzar en la organización y conseguir mayores beneficios muchas personas aceptan riesgos para los cuales no se han preparado y así alcanzan rápidamente su nivel de incompetencia. Son clásicos los casos de célebres vendedores que por sus exitosas carreras son promovidos a gerentes de venta y —sin preparación gerencial—  son impulsados a caer en estrepitosos fracasos imposibles de remontar. En esos casos sabemos que se pierde al mejor vendedor y al nuevo gerente arruinando su carrera en la empresa y quizá también su futuro profesional.

Ergo, este sexto factor a resolver, en el camino hacia el éxito que te has propuesto, seguramente  encontrarás luces y sombras que te producirán dificultades. Pero si tienes clara tu vocación gerencial, estas serán  sólo inconvenientes a resolver y  no necesariamente problemas terminales. Quienes tienen vocación y se preparan en consecuencia, terminan logrando sus metas.

Puedes tener mucha más información sobre este importante tema haciendo click aquí.

Conclusión: Para ser exitoso y poder realizarte en tu carrera gerencial sabes que es necesario disfrutar de lo que se hace. Quienes lo logran son personas que han aprendido a ser flexibles cuando deben serlo y se transforman en maestros del cambio. Saben cómo resolver los problemas sumando las competencias de los mejores en su equipo y así sumar competitividad. Son los gerentes que han comprendido que ellos mismos deben cambiar y adaptarse constantemente. ¿Cómo te ves montado en la punta del viento?

El siguiente formulario de autoevaluación te puede ayudar a mirarte con mayor objetividad y a ajustar tu propia estrategia personal. Parecen ser 6 preguntas sencillas… pero son tan profundas que si las trabajas bien, el perfil que puedas ver reflejado en “este espejo”, puede ayudar mucho en tu carrera ejecutiva
Cómo te ves

 

 

Publicado por Francisco Lehmann
Categorías: 1-Perfil Gerencial

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.

CONSULTORÍA EN PyMEs
Implementamos herramientas gerenciales y de control para PyMEs que permiten lograr rápidamente resultados en tu empresa. Más de 30 PyMEs han mejorado su gestión con nuestro apoyo durante 2015/16.
Puedes lograr esto con costos muy acomodados. Contáctanos, con gusto te visitaremos y conversamos.
Libros de F. Lehmann
En ellos podrás encontrar todo lo necesario para optimizar tu gestión. Están en las mejores librerías de tu país. Lee aquí los comentarios y el índice de temas.Hacer click aquí.
Recibí las Novedades

Para recibir las novedades de este sitio completá tus datos.



Tu dirección de email será utilizada únicamente para el envío de actualizaciones y novedades FL.com.

Casos de éxito
Testimonios de ejecutivos acerca de los resultados conseguidos a través del ordenamiento de la gestión sus empresas.
Leer más...